¿Has soñado alguna vez en el paraíso?

De repente me despierto y siento que algo no esta bien. Veo la ventana con nubarrones negros y los edificios. Volteo al reloj y veo sin creer... ¡las 7 de la mañana! Nooo. Está mal, sobre todo por que aun no completo el promedio de horas al mes y además quede de verme con Jorge para predicar en la parada del transporte en 10 min. Me levanto de un salto de la cama y corro a bañarme.

Aún semidormido hago una oración a Jah para agradecerle por la vida y pedirle su bendición para el día de hoy. Me vienen a la mente los recuerdos y los momentos que he pasado con Jorge desde que entramos en la organización, nos dio estudio el mismo hermano, nos bautizamos y emprendimos el precursorado regular juntos, muchas cosas.
Salgo matándome de mi departamento corriendo a la parada, cruzo dos calles y en la esquina alcanzo a ver a Jorge, al parecer marchándose de la parada. ¡¡Jorge!!!' Le llamo y cruzo la calle sin ver. Mi amigo se voltea y me grita desesperado:
¡¡¡¡ Cu i d a d o P a b l o !!!!'. Volteo y veo una sombra que me da un tremendo golpazo y me lanza por los aires, sintiendo por ultimo un fuerte impacto con el pavimento... A lo lejos oigo una voz grave pero amable que me dice: ' Pablo, Pablo, levántate'.

Abro los ojos y la luz del día me molesta. Recuerdo los que paso hace unos momentos, creo que fui atropellado. Quizá estoy en una clínica, pero al acostumbrarse mis ojos al brillo de la luz, veo que esto no puede ser una
clínica.

Me encuentro sentado en una pradera con pinos y palmeras, vegetación en abundancia y a lo lejos unas casas. La ropa que traigo no es la misma con la que me cambie aquel día. Esta es de bonitos colores y parece de calidad.
A la distancia alcanzo a percibir lo que quizás son niños jugando con algunos animales. De repente me quedo atónito...
¿Será? ¿Puede ser realmente este el nuevo mundo prometido por Jehová, el
paraíso?...

Examino mi cuerpo y no tengo ni una cicatriz, de hecho me siento como nuevo, hasta un poco más corpulento. Me
levanto sintiéndome algo confundido
y camino hacia las casas que se ven, y al tocar la primera puerta, para mi
sorpresa sale una mujer de muy bonita apariencia. Me parece familiar, sus rasgos tienen algo... me doy cuenta de quien es cuando dice con sorpresa: ¡Pablo!' y me da un abrazo... ¡¡¡es mi abuela!!!! Valla sorpresa. aun sin
poder creer que sea ella, le pregunto entre lagrimas y mi voz entrecortada por mi familia. 'Están en la cabaña de aquella montaña, ¿la ves?'. Sin decir nada empiezo a correr con todas mis ganas hacia allá.

Llego desesperado y toco ansiado la puerta. Sale mi hermano mayor, quien de la sorpresa solo atina a darme un abrazo fuerte, sin decir nada, pues sus lagrimas lo dicen todo. Sale mi familia a recibirme, todos muy, muy
extasiados, algunos de los cuales solo conocí en fotografías.

Después de platicar con mi hermano y haber llorado bastante, le pregunto si fuese posible que pudiera ir a visitar a Jorge mañana. Mi hermano hace una pausa, suspira y dice: 'Creo que no va a ser posible. Jorge no logro pasar al paraíso'. Me quedo impactado mientras reprimo mis lagrimas.

Mi hermano sigue: '6 meses después de tu muerte, empezó a tener problemas en la congregación. Perdió sus privilegios debido a una muchachita que no estaba en la verdad. Se molesto por el consejo y se marchó con ella. nunca
volvió. Lo peor es que solo faltaban 2 años para que Jah le premiara, 2 años para Armagedón. Él fue barrido junto con toda la gente inicua'.

Salgo impactado de la habitación. Al salir de la cabaña, noto que no tiene cerradura. Voy y me siento a lo lejos en una loma. Veo las estrellas y el paisaje al anochecer, y pienso: '2 años'... aún consternado por la noticia,
le oro a Jehová para agradecerle por mantenerme vivo y acordarse de mí en su nuevo mundo. 'Gracias Jehová, gracias.' Ahora tenemos mil años para llevarle la gloria sin mas problemas. Ya no hay drogadicción, ni
delincuencia, ni corrupción, ni nada malo. Puedo estar aquí sin temor a que me hagan daño ni los hombres ni las bestias. Se siente el ambiente muy despejado y tranquilo. Al caer la noche vuelvo a la cabaña sintiendo la paz
de Jehová Dios.

***
¿Te has soñado alguna vez en el paraíso?

De seguro que si, pues como cristianos esa es una de las esperanzas que abrigamos. Es bueno hacerlo. Pero más importante es lo que estas haciendo para mantenerte en la memoria de Jehová cuando llegue el Armagedón. Pero
aun más importante es la relación cada vez más estrecha que debemos tener con él, pues esta nos permitirá no solo sobrevivir a la gran tribulación, sino que nos permitirá seguir alabándolo no solo durante mil años, sino por
toda la eternidad.

(2 corintios 4:18) 'mientras tenemos los ojos fijos, no en las cosas que
se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son
temporales, pero las que no se ven son eternas.'


Parte del Cántico 222

¡Fija la vista en el premio!

(2 Corintios 4:18)

Ver cuando el ciego vea bien y cuando el sordo oiga bien,
ver el desierto florecer y agua desde allí correr;
saltar sanado al cojo ver, jamás los amigos perder.
Si mantienes la vista allí, verás como sucede así.


Cuando los mudos hablen ya y juventud todos tendrán,
la Tierra dé gran producción colmándonos de bendición;
cuando los niños canten y el gozo reine por doquier,
podrás ver la resurrección ¡si fijas allí la visión!

Corderos con lobos pacer, becerros con osos yacer,
las bestias conducidas ver por un niñito e ir tras él.
Ver que las lágrimas se van, no ver temor, dolor, jamás:
verás lo que Dios nos dará si la vista fijas allá.


¿No seria lindo llegar a ver ese día? Tal vez las preocupaciones que
vienen con la juventud nos hagan divagar y dejar de mirar hacia el premio... lo que Jehová nos promete... ¡pero no desistamos!.

Audio semanal